Rehabilitación muy faborable en una fractura de cadera felina

 

El hueso es el único tejido capaz de restaurar el 100 % de sus propiedades biomecánicas.

Existen dos tipos de cicatrización: primaria y secundaria.

La cicatrización primaria o directa se da cuando el foco de fractura mide entre 0,1 y 0,5 mm, no se produce la formación de tejido fibroso/cartilaginoso (no se forma callo óseo). Se produce una remodelación directa del hueso laminar y de los canales de Havers. Esta cicatrización puede durar de semanas a meses. El material de compresión facilita la rehabilitación temprana para tratar de recuperar la función y el apoyo precoz.

 

La cicatrización secundaria o indirecta se da cuando el foco de fractura es mayor a 0,5 mm, se produce la formación de callo óseo, el tamaño de éste dependerá de la inestabilidad de la fractura. Se sigue el patrón general de lesión-cicatrización de cualquier tejido:

  • Fase aguda: dura entre 24-72 horas.
  • Fase de reparación: durante las 3 primeras semanas, se produce un callo fibrocartilaginoso formado por la deposición de colágeno que sufre una osificación endocondral para transformarse en un callo óseo duro. Es importante que el aporte sanguíneo y la tensión sean las adecuadas.
  • Fase de remodelación o maduración: puede durar meses y está representada por el paso de callo óseo a hueso laminar siguiendo las fuerzas de apoyo/carga y el restablecimiento de la irrigación normal (canal medular, canales de Havers). Es importante que los ejercicios hagan que apoyen de forma correcta.

 

Factores que afectan a la cicatrización:

  • Biomecánicos: la existencia de cierta cantidad de estrés (movimientos muy leves) es beneficiosa porque estimula la cicatrización. La inmovilización en las primeras fases es fundamental para el establecimiento de la circulación extraósea, pero una vez que ya existe el callo óseo y el aporte sanguíneo es normal (4-6 semanas) los micromovimientos axiales estimulan la remodelación.
  • Alteraciones endocrinas: la administración de corticoides y la diabetes mellitus que pueden inhibir la cicatrización.
  • Edad del paciente: es mayor en animales jóvenes.
  • Tipo y localización de la fractura en sí.

 

Nuevas terapias en la cicatrización ósea:

Sueros autólogos, plasma, plaquetas, injertos de esponjosa, electroestimulación con microcorrientes, ultrasonidos bajo el agua, láser,  cinesiterapia pasiva y la magnetoterapia.

Caso Isis:

img_20160830_182259245_hdr img_20160830_182314852_hdr

Isis es una gatita de 4 meses , derivada a rehabilitación por una fractura de cadera de origen traumático, producida al caer desde una segunda planta (gato paracaidista en la jerga veterinaria)

Fué atendida de urgencias en la consulta veterinaria de Matilde Teixidó (Badalona), la cual le instauró un tratamiento analgésico y antiinflamatorio inicial, permitiéndole sacar radiografías generales, en las que se confirma la fractura múltiple en cadera.

img-20160902-wa0003-1

La paciente se presenta de urgencias, muy dolorida, maullando y con cojera de 4to grado en el tren posterior, alternando ambas extremidades en la falta de apoyo, pero luego de los estudios se fué exacerbando en la extremidad posterior izquierda, y en la derecha menor sensibilidad superficial con déficit motor (posible lesión del nervio ciático)

 

 

Se indica reposo absoluto en confinamiento 10 días, además del tratamiento médico pertinente, con analgésicos y antibióticos.

Al siguiente día se comienza con el uso de terapias físicas pasivas antinflamatorias (magneto y láser ) evitando cualquier tipo de movilización.

Sino se obtienen buenos resultados con la terapia médica y la fisioterapia, se tendrá que intervenir quirúrgicamente, para evitar una cojera permanente o lesión del ciático.

Luego de 20 días de reposo relativo y rehabilitación el resultado ha sido éste:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *